Tours Visitando el área de Puerto Madryn
Excursiones Terrestres
Aventura
Área de Península Valdés

Puerto Madryn i-Map

Nuestros Hotels
Observación de Fauna
Buceo
Fauna
Colonias Galesas

Paleontología y Oceanografía
Historia


FAUNA EN EL ÁREA DE PENÍNSULA VALDÉS:
PINGUINOS, BALLENAS, ORCAS, ELEFANTES MARINOS, LOBOS MARINOS, MARAS...

BALLENA FRANCA AUSTRAL
La ballena franca austral (Eubalaena australis) es un cetáceo, del subórden de los mysticetos. Los mysticetos presentan en lugar de dientes, pliegues córneos denominados barbas o ballenas. Los primeros fósiles de ballenas se remontan al Eoceno (hace 55 millones de años). La mayor parte de las ballenas presentan surcos ventrales y una aleta dorsal, pero la ballena franca carece de ambos. El maxilar es largo y estrecho, es así que su cabeza ocupa casi un cuarto del largo total del cuerpo. En algunas zonas de la cabeza ésta se encuentra cubierta de callosidades, y allí se alojan gran cantidad de crustáceos parásitos. En la parte superior de la cabeza se encuentran dos espiráculos, análogos a nuestra nariz. Una de las características más sobresalientes de la ballena franca austral, es la forma en la que expulsan el aliento: el chorro de vapor en forma de "V" es visible a kilómetros de distancia. La ballena franca austral fue declarada Monumento Natural por Ley 23.094, y su actual población, distribuída en todos los mares del hemisferio sur de aguas templadas y subantárticas no supera los 4 mil individuos. Anualmente unos 600 ejemplares se dan cita en los golfos Nuevo y San José, entre mayo y diciembre; aunque la población del área de Península Valdés se estima en 1.200 animales. Esta especie de ballena posee una frecuencia de parición de aproximadamente una cría cada tres años, siendo la edad de primera madurez entre 7 y 17 años. Las hembras alcanzan a los 13 metros de longitud su madurez sexual, siendo ésta menor para los machos. Los ballenatos al nacer miden entre 3,0 y 5,5 metros y su peso es de aproximadamente 3 toneladas. Durante los primeros dos meses crecen a un ritmo de 35 milímetros por día; y como animales adultos llegarán a medir entre 12 y 16 metros, con un peso de entre 50 y 55 toneladas. La gestación dura 12 meses y el ballenato es amamantado durante dos años. La actual forma de acercarse a la ballena franca austral, a través del avistaje embarcado (salida que se realiza desde Puerto Pirámides, de mayo a diciembre), data de la década del 70. Así lo narra un guía ballenero aún en actividad: "Los primeros avistajes comerciales de ballenas se iniciaron en el año 1971, aproximadamente. Se navegaba con lanchas muy chicas, en las que cabían como máximo 8 personas. El servicio de avistaje se limitaba a los meses de octubre y noviembre y no se veían tantas ballenas como ahora. El primer año recuerdo que llevé a solo 7 turistas. Durante esas épocas, la mayoría de los que venían a avistar ballenas eran extranjeros, y casi todos europeos. Muchas personas se han emocionado hasta llorar con la actitud tan sociable y curiosa de este maravilloso animal. En 26 años de actividad nunca noté una actitud agresiva hacia las embarcaciones o las personas, siempre han tenido un comportamiento muy noble. Otra actitud sumamente significativa es ver cómo cuidan a sus ballenatos, cuando éstos por curiosidad se acercan a las embarcaciones, ellas vienen muy suavemente y se interponen entre su hijo y la lancha para protegerlo".



ELEFANTE MARINO
Península Valdés brinda la oportunidad de observar elefantes marinos (Mirounga leonina) sin tener que viajar a islas remotas, dado que es el único apostadero continental de esta especie. La especie de elefante marino del sur tiene una distribución subantártica y su población se estima en 700 mil individuos, de los cuales 20 mil llegan entre agosto y marzo a Península Valdés para reproducirse y mudar su piel. El elefante marino pertenece a la familia de los fócidos, y se diferencia de otros pinípedos por la ausencia de pabellón auricular, y porque sus miembros posteriores están hacia atrás y en tierra solo pueden reptar. Los machos se diferencian de las hembras ya que tienen desarrollada la nariz en forma de trompa o prosbócide; además llegan a medir 5 metros y a pesar entre 3 y 4 toneladas. Las hembras en cambio, apenas alcanzan los 3 metros y pesan menos de una tonelada. Las crías al nacer pesan 45 kilos y son de color negro, pero a medida que pasan los 23 a 30 días de lactancia se tornan grises y llegan a pesar de 250 a 300 kilos. Los elefantes son extremadamente poligínicos. A fines de agosto llegan los primeros machos para formar los harenes. Las hembras llegan a la costa a principios de septiembre y a los 5 días pare una cría. Durante el período de lactación la madre permanece en ayuno y consume toda su reserva de grasa. Luego de amamantar y la época reproductiva los elefantes van dos meses a alimentarse al mar. Se sabe que bucean a profundidades medias de 400 metros y han alcanzado hasta 1500 metros en busca de alimento. Los elefantes permanecen el 90 por ciento de su etapa marina bajo el agua. Luego de diciembre y durante cinco meses vuelven a la costa a mudar su piel.

PINGÜINO MAGALLÁNICO
En 1979 la provincia de Chubut creó una reserva en Punta Tombo (a 181 km. de Madryn), de 21 hectáreas, a fin de proteger a los pingüinos de Magallanes (Spheniscus magellanicus). Allí se encuentra una de las colonias de aves marinas más diversas del mundo y la mayor colonia continental de pingüinos fuera de la Antártida, con más de 500 mil aves durante septiembre y hasta mediados de abril. Los pingüinos construyen sus nidos bajo arbustos, en cuevas y en lugares abiertos. Las cuevas se encuentran en mayor densidad en las áreas cercanas a la costa, donde el suelo es más fácil de excavar y año tras año suelen nidificar en los mismos lugares. Los machos son a veces más grandes y poseen picos más gruesos y largos que las hembras. Ambos sexos defienden el nido, incuban los huevos y alimentan a los pichones con peces y calamares. La mayor parte de sus vidas lo pasan en el mar e incluso duermen en él. En invierno pueden llegar hacia el norte hasta Río de Janeiro (Brasil), en un viaje de 3000 km. Son capaces de mantener una velocidad de natación de 8 km. por hora y utilizan las aletas como propulsoras y las patas como timón. En febrero pueden verse en la playa miles de enormes juveniles en muda. Cerca de la costa los predadores marinos como el petrel gigantes y las orcas, esperan para alimentarse de pingüinos jóvenes y enfermos.


LOBO MARINO DE UN PELO
El lobo marino de un pelo (Otaria flevescens) es una especie que se distribuye en las costas atlánticas y pacíficas, desde el sur de Brasil hasta Perú y es comúnmente visto durante todo el año en Península Valdés. Es un pinípedo que pertenece a la familia de los otáridos; éstos se desplazan en tierra utilizando sus aletas anteriores y posteriores. Los machos de color pardo oscuro se diferencian de las hembras por su melena, y alcanzan los 2,3 metros; llegando a pesar 350 kilos. Las hembras solo miden 1,8 metros y pesan alrededor de 100 kilogramos. Las crías que nacen en los últimos días de diciembre hasta fines de enero son de color negro, emiten balidos parecidos a corderos y pesan cerca de 13 kilos, pero luego de un año de lactancia apenas duplican su peso. Los lobos tienen una corta migración entre apostaderos dentro del Golfo Nuevo y Península Valdés. En la época reproductiva los machos se trasladan a Punta Pirámides, junto a Puerto Pirámides y a Punta Norte. Fuera de la época de reproducción, entre abril y noviembre se observan animales en otros apostaderos. Uno de los más importantes es la lobería de Punta Loma (reserva provincial), ubicada a 17 km. de Puerto Madryn. En este apostadero se encuentran durante todo el año los animales subadultos no reproductores, y a partir de abril los animales que migran desde Puerto Pirámides.

ORCAS
Las orcas (Orcinus orca) son mamíferos pertenecientes al órden de los cetáceos, pero a diferencia de las ballenas poseen dientes. En la provincia de Chubut se las observa principalmente entre los meses de febrero y abril y de octubre a noviembre. Su lugar de aparición más frecuente es en Punta Norte, Caleta Valdés y Golfo San José, en la Península Valdés. Se caracteriza por presentar una coloración predominatemente negra, a excepción del vientre, y una aleta dorsal notable con una mancha blanca detrás de ésta que es utilizada entre otras características para su identificación. Su longitud varía entre los 8 y 9,5 metros, pesando 9 toneladas los machos y alrededor de 5 toneladas las hembras. Su poderosa aleta caudal le permite propulsarse hacia adelante y mediante las aletas pectorales logran la estabilidad y dirección que necesitan cuando se alimentan en la costa. Presentan una errónea reputación de voraces ("ballenas asesinas") que responden a sus hábitos alimentarios, que incluyen no solo peces sino también a otros mamíferos, como los lobos marinos, y también tortugas de mar, focas, tiburones y hasta pingüinos. No sin esfuerzo caza y comparte con los miembros de su familia el alimento obtenido. "La naturaleza entiende de razones que tal vez nos cueste comprender, y en la bulliciosa confusión quizás deje de resultarnos claro que conseguir alimento es, tanto para las orcas como para los seres humanos, un hecho esencial, básico y vital" (Del libro "Orcas", de Roberto Bubas).



Back to Home - Volver al Inicio

RIPIO TURISMO - Incoming Tour Operator Argentina & Chile- Leg. 10.687 Secretaría de Turismo de la Nación Argentina.
info@ripioturismo.com.ar

Ripio Turismo Website: www.ripioturismo.com.ar
Argentina-Guide.com.ar is a website of Ripio Turismo EVT - www.argentina-guide.com.ar

Desing & Realization: Nuevas Ideas© Consultora Turística - 1999-2004